Connect with us

General

Habló Máximo Thomsen: “Quiero pedir disculpas porque jamás en la vida se me hubiese ocurrido matar a alguien”

El rugbier más complicado en la causa por el crimen de Fernando Báez Sosa pidió declarar luego de escuchar a su madre frente al tribunal. Entre lágrimas, expresó: “Es algo que nunca en la vida hubiese buscado, jamás hubiese sido mi intención”

Publicado

en

Máximo Thomsen, uno de los principales acusados por el asesinato de Fernando Báez Sosa, declaró ante el Tribunal que lo juzga junto al grupo de rugbiers por el crimen de Villa Gesell y de esta manera rompió el famoso pacto de silencio que había entre los acusados.

Previamente se había largado a llorar mientras declaraba la mamá de Blas Cinalli y siguió quebrado cuando le tocó a la suya, Rosalía Zárate.

Entre lágrimas, el rugbier acusado de pegarle la patada mortal a Fernando manifestó: “Quiero pedir disculpas porque jamás en la vida se me hubiese ocurrido matar a alguien. Escuché varias cosas sobre mí varios años. No me reconocía porque generaban tanto odio hacia mi persona, yo jamás en la vida tendría esa intención”.

“Es algo que nunca en la vida hubiese buscado. Jamás en la vida hubiese sido mi intención. Quería hoy en este lugar dar la realidad de lo que pasó eso día, esa noche”, dijo.

Thomsen primero hizo un exposición en la que contó que fue a Le Brique luego de haberse “mamado” en la playa con sus amigos, y que el boliche estaba muy lleno. Contó que estaban en la barra del lugar y que hubo empujones.

“Escucho ‘por favor basta de empujar’ y cuando termino de escuchar eso alguien me choca de la espalda y me tira. Era un amigo que tenía un chichón y le pregunto qué le pasa, y de atrás lo levantan del cogote y le digo ‘por favor bajalo’. Se metió seguridad y dijo ‘sacalo a él también’. Me empiezo a correr y pregunto por qué querían sacarme a mí, me cruzan el brazo y sentí una presión muy fuerte, me asusté y me llevé las manos para tratar de evitar que me asfixiara, escuché que decían ‘llévenlo a la cocina que lo cagamos a palo'”, recordó, tras lo cual fue sacado del lugar.

Respecto a lo sucedido a la salida del boliche, relató que “yo quería entrar de nuevo, mi amigo me dice ‘dejá, no te preocupes’. Veo a un amigo que estaba en una ronda con gente desconocida y salgo corriendo detrás de él, y apenas me meto siento que me pegan una piña en la cara y reacciono tirando patadas no sé a quién, no sé cómo, una patada, dos…”.

“Jamás en la vida tuve intención de matar a nadie porque vengo escuchando todos los días que yo organicé, que soy líder. Era una persona contra muchos”, expresó.

La Fiscalía objetó lo que Thomsen calificó como una “pelea”, a lo que el imputado seguía insistiendo en ese término. “¿Dónde vio una pelea?”, le cuestionó el representante del Ministerio Público Fiscal.

Luego el rugbier resaltó sobre lo que ocurrió después del crimen: “Me vuelvo a dar vuelta y me sigo yendo, y cuando estoy yendo para la casa, creo llegué primero, me puse ropa cómoda porque tenía la camisa rota, me cambié y esperé, y cuando llegan los demás, empezaron a comentar de la pelea y a lo último llega otro de los chicos y dice que ‘creo que terminó mal’, y yo le dije ‘capaz te estás confundiendo con otra pelea, si fueron segundos’. No sé quién me dice de ir a comer, y agarré con Lucas y fui a McDonalds, volví y me dormí”.

Acerca de cuando la Policía irrumpió en la casa de Villa Gesell que alquilaban, recordó que los efectivos “nos dicen ‘ustedes saben por qué están acá’, ‘ustedes mataron a un pibe’, y empecé a vomitar, no lo creía”.

El fiscal Gustavo García interrogó a Thomsen:

– ¿Dónde estaba parado cuando se inició la pelea?

-Por lo que vi en los videos, caminando con alguno de mis amigos. Tuve que mirar los videos porque por el alcohol y la asfixia (en referencia a la llave inmovilizadora que le practicaron los patovicas para expulsarlo de Le Brique) no recordaba. Miré para el costado y vi un grupo grande de chicos como que se iban a enfrentar con mis amigos. Cuando llego a la ronda y, se abre, siento un golpe en la cara.

– ¿Usted pudo ver quién pego y a quién primero?

– No voy a responder eso porque corresponde a otra persona.

Luego, se le exhibió un video de la pelea de los que grabó Lucas Pertossi.

– ¿Quién está en el piso? -preguntó García.

– ¿Me está preguntando si hoy en día o en ese momento? Hoy en día por todo lo que vi deduje que es la víctima.

– ¿Qué hizo usted?

– Cuando entré a la ronda recibí el golpe y pegué una o dos patadas, no sabría a quién ni cómo.

-¿Le pegó patadas a la persona que está en el suelo?

– No sé, no recuerdo a quién le pegué ni cómo. En el momento estaba como en shock con todo lo que había pasado antes y entré en esa situación.

A continuación, se le mostró el video que complica a Luciano Pertossi y se le preguntó por los amigos. “No voy a responder por otras personas”, contestó.

– ¿Usted se ve en el video?

– Sí, soy el que lo saca.

– ¿Ayrton Viollaz es esa persona?

– No voy a responder.

– ¿Ese es Luciano Pertossi?

– No voy a responder.

– ¿Ese es usted?

– Creo que sí.

– ¿Ciro Pertossi se encuentra allí?

– No voy a responder.

– Usted dijo que pateó, pero no sabía a quién. Acá hay un auto que tapa, pero se lo ve a usted pateando. Mírese: ¿usted cree que por los movimientos son una o dos patadas?

– Dije que quizás di una o dos pero no recuerdo.

Luego se le exhibió el video más conocido de la pelea. Otra vez no quiso identificar a los otros imputados. La Fiscalía le preguntó si había personas alrededor ajenas a su grupo. Thomsen replicó: “Ahí es cuando veo que como no hay más nadie nos fuimos. No tengo muchos buenos recuerdos de ese momento. Solo me acuerdo que vi un grupo de gente y uno de mis amigos yendo a ese lugar”.

– ¿Hay alguien más alrededor de Fernando aparte de ustedes cuatro?

– Puede ser allá en el auto.

La Fiscalía intentó corroborar con Thomsen los presentes en la pelea, pero él se limitó a contestar: “No voy a responder por otra persona”.

El imputado también reconoció la ropa que usó ese día, incluida la zapatilla con sangre que lo coloca como la persona que le dio la patada mortal a Fernando: “Son mías”, dijo sobre el calzado y el pantalón que usó el 18 de enero de 2020.

Cuando terminó de preguntar la Fiscalía, el abogado de la familia Báez Sosa, Fernando Burlando, quiso interrogar al acusado, quien se negó: “No me siento cómodo respondiendo a una persona que dijo muchas barbaridades sobre mi persona y que insultó a mi mamá”. La jueza le dijo que tenía derecho a no responder.

Burlando formuló las preguntas de todos modos: “¿Por qué se cambio la ropa? ¿Por qué se cambió la ropa Ciro Pertussi?”.

Ante la falta de respuestas de Thomsen, la jueza dio por finalizada la audiencia.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending

Copyright © 2021 Urgente Hoy.