Connect with us

General

Fangoterapia: los beneficios de aplicar barro en la piel

Es un tratamiento utilizado en la medicina alternativa que consiste principalmente en la aplicación de elementos como la tierra mezclada con agua con fines estéticos y curativos.

Publicado

en

Cuando hablamos de fango o barro, a veces lo asociamos a una forma de cuidar nuestra piel, dejando en ella un efecto suave y tonificado. Lo cierto es que se trata de un medio natural con otros muchos beneficios para nuestro cuerpo y que fue descubierto hace milenios.

“Se utilizaron aguas y fangos mineromedicinales desde la época del Antiguo Egipto y el Imperio Romano. En la actualidad, se utilizan especialmente en spas, balnearios y centros de estética”, señaló Nayra Merino, dermatóloga en Dermamedicin Clínicas y miembro de la Fundación Piel Sana de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

La fangoterapia puede realizarse en un día de spa con amigas. (Foto: Adobe Stock)
La fangoterapia puede realizarse en un día de spa con amigas. (Foto: Adobe Stock)

La experta indicó que las principales propiedades del fango son su efecto exfoliante, que ayuda a la eliminación de los restos celulares y de las impurezas; la hidratación y mejora de la elasticidad, gracias a su alto contenido en minerales como el silicio, el magnesio, el zinc y el cobre, así como su efecto reafirmante y drenante que favorece la circulación sanguínea. Además, el barro también es regulador de la grasa y antiseborreico, es decir, que reduce el aumento de la secreción de las glándulas sebáceas de la piel.

¿Qué es la fangoterapia?

La fangoterapia es un tratamiento tópico que consiste en aplicar fango o arcilla con el fin de que aporte a nuestra piel los beneficios anteriormente mencionados y otros problemas médicos como las varices o la celulitis. Asimismo, esta terapia puede enriquecerse con la mezcla de diversas plantas y hierbas, poseedoras también de múltiples propiedades, como el romero o el meliloto.

En los spas o centros de belleza ofrecen este tratamiento que, combinado con masajes, permite disfrutar de una sesión de relajación. Por tanto, no solo estamos hablando de cuidar la salud de nuestra piel, la fangoterapia también trabaja sobre causas de estrés que alteren el organismo.

La fangoterapia debe ser realizada por un profesional. (Foto: Adobe Stock)
La fangoterapia debe ser realizada por un profesional. (Foto: Adobe Stock)

“Se debe diferenciar entre fango y arcilla, que son dos tipos de barros, pero mientras que la arcilla se obtiene de la tierra, el fango se saca del fondo del mar o de manantiales”, aclaró Merino, quien añadió que el fango tiene más minerales y, por lo tanto, más propiedades.

La dermatóloga explicó que “los fangos pueden ser marinos, que, además de ser ricos en minerales, también lo son en algas microscópicas; de ríos y pantanos, ricos en azufre; o de zonas volcánicas, ricos en oligoelementos (minerales en pequeñas cantidades presentes en nuestro organismo como el hierro, el cobre, el solonio o el yodo)”. Respecto a las arcillas, dijo que hay varios tipos: verde, amarilla, rosada, negra, roja, verde, gris y blanca, “siendo la verde la de uso más frecuente para la piel”.

¿Se aconseja siempre la fangoterapia?

“La fangoterapia es beneficiosa para enfermedades como la psoriasis, aunque está contraindicado cuando haya pústulas (una pequeña cavidad superficial de la piel epidermal o subepidermal que tiene pus)”, apuntó Merino. Por otra parte, dijo que este tratamiento tópico también es aconsejable para pacientes con dermatitis seborreica “por su efecto seborregulador”.

El fango, capaz de limpiar la piel y eliminar las impurezas, es un remedio además recomendable para tratar el acné, aunque, según señaló la dermatóloga, se debe llevar a cabo siempre “después de realizar el tratamiento farmacológico adecuado”. En este sentido, Merino insistió en que, para tratar estas enfermedades, la fangoterapia no basta por sí sola, sino que es siempre un remedio que ayuda “a un correcto diagnóstico, manejo y tratamiento dermatológico”.

El barro marino de la playa, ¿sí o no?

La respuesta de Merino fue tajante: “No, siempre deben ser lodos controlados y aplicados por un profesional”. Por ello, comentó que, para adquirir los fangos adecuados, estos se venden húmedos para conservar sus propiedades.

Las arcillas se distribuyen tras un proceso de filtrado y secado, por lo cual, para poder aplicarlas, se realiza una mezcla con aguas minerales o aceites esenciales”, detalló la experta, quien explicó que, tras embadurnar la piel con el producto, “hay que esperar unos minutos para que se seque y realice su función, para retirarlo después con agua”.

Continuar leyendo
Click para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trending

Copyright © 2021 Urgente Hoy.